diciembre 26, 2009


Pintar de blanco un extremo u otro de la habitación,
amputarme un brazo, el otro,
extirpar tu crecimiento en mis entrañas,
desde el fondo.

Hilo a hilo cesar la luz


No podrás volver a desmentir ninguna tarde,
no vendrás.
No podrás volver


(trazo en el suelo un recuadro
de pétalos de amapola.
Cavo profundo, largo rato.
El tiempo socava)

En la arena tus palabras, todas.
En la tierra tus palabras.
En las palabras tu nombre
de arena y polvo y ceniza,
en la tierra.
Entre la tierra,
Bajo la tierra.
Enterrado todo,
como raíz.
En la tierra.
Bajo la tierra, en la arena.
Todas tus palabras de arena bajo la tierra.

noviembre 11, 2009

Origami.


Tomo una hoja,
hago un doblez, dos, seis,
al infinito...






Abismo.


Dibujé en el muro una ventana interminable, un fractal.
Hay demasiadas ventanas.
Cada ventana tiene una ventana que tiene ventanas.
El aire es espeso cuando entra,
se retroalimenta,
expulsa una gran corriente.
El invierno es duro.
Entra la luz, entra la luna,
entra el polvo, la desazón, el buen tiempo,
las bocinas mientamadres de la avenida.

No quiero hablar de números.
Todo esto tiene qué ver
con un gusto personal,
con una antigua vocación por los microcielos.


agosto 30, 2009

otras de yoshimi...






Giran tres manecillas
La mirada vacía
La vista cansada, de acuarela, descolorida
Mi esófago (reloj de arena)
La estufa
Tantos días
El vértigo
El hambre
Los hombros girando. Engrane
Diez gramos de silencio
Laurel
Hierbabuena
Lo que abunda
Lo que muere
Esta tarde
Sobretodo los duraznos
Mi ventana
Lo que entra con el aire por la ventana
El movimiento
El microbus del viernes
Lo que no existe
Lo que olvidamos
Eso que desaprendemos a diario
Tanto espacio
Tanto vacío
Todos los días
Ningún sauce
Llanta quemada
Comezón de oreja
Comisura
Grieta
Montoncito de arena.
Quiero encender ahora el botón de la licuadora,
salir a caminar.
Licuar todo lo que he dicho.

junio 24, 2009

¿Qué decías?...

Tú dijiste -tú-
No hacías otra cosa
que hablar del agua
-la voz siempre tibia,
un eco imperceptible de silencio,
casi un tunel-

Yo deletreaba tu nombre;
palabraspapel,
palabrasalientopiel.
Las palabras adheridas
como una hoja delgada
detrás del pecho



No he dicho nada desde entonces...

Cruzo la calle
saco el cambio
-todos los días a todas horas
tomo un camión a la chingada-
Casi siempre
miro a la gente a los ojos,
les llamo por sus nombres,
pregunto la hora,
camino dos cuadras o tres.
Todas las noches sueño
y miro adentro-vacío.

Escucho de todos lados todo,
de esquinas  e q u i d i s t a n t e m e n t e
el sonido del metal que se funde,
el sonido que impregnaron las máquinas en el tiempo,
en cada pared.
En cada esquina escucho
(ángulos, líneas rectas, quimeras).

Lo único que sé, que está claro
es que ya no sé qué es lo que digo.
Que me he quedado sin palabras. Como sediento.


mayo 13, 2009

Me pareciste una caída de edificio alto, de mil pisos
Justo ese vértigo
Una ojeada en microscopio al abismo
Un revolver en la nuca
Un abrir y cerrar de ojos
Una inyección de adrenalina, heroína
tú, morfina.


iván

mayo 08, 2009

no mires pa'trás..



Paso a paso.
Dos pasos por escalón,
no uno, tres.
La tierra que golpea por dentro,
la tierra que tiembla.

Estos días que parecen acantilado.

Tu humedad
en cada poro de mi piel,
inasequible, reseca. Distante.
                                                                                                 

Yoshimi!