junio 12, 2013


No hay manera.
De todas las lluvias en la ciudad
Eres la manera más triste de decir: aguja en el pecho.
Un pinche temblor de ser
A todas horas que te haces presente
A toda pulsación de vida en tus manostermómetro
A toda madre tu espíritu & tu santo cuerpo.
Partes madres cada vez

Partes, nada más.



marzo 10, 2013

AL PIE DE TU CERRO DE LA ESTRELLA LO REPITO


1 hembra
      es
         1 sueño
que
         deja cicatriz
1 boleto para 1 viaje
1 ladrillo que será tu incendio
           tu futura habitación
-la que ya tienes-
cuando cantas / junto a ella
               -dentro de ella-
& pelean 2 en 1 / 1 en 2
la despeinada anarquía de sus viscosidades
sus nonsenses / (su 3 posible)
           Realidad-esperma
           Realidad-garradetigre
Época en que tus más tímidas tarántulas
comienzan a saber qué piojos / qué juego
           lo que no muere es el juego
eyaculas & sonríes




LA ÚLTIMA BALADA DEL SOL
(Para ser cantada en la boca-granada abierta del Metro)

I


Qué muchacha
nos acompañará
en estas madrugadas / casi muertas bajo este viento
1/2 animal 1/2 estatua
(70% guacamaya disecada)
qué muchacha nos acompañará 
qué revólver
qué canción


II


¿Será 1 hoguera tribal
la cáscara alborotada de sus muslos?
¿1 florero-aroma de gladiolas
la varita de incienso de su clítoris?
¿Aparecerá el pueblo fantasma de mi boca
entre las rocas de sus mapas genitales?
¿entre la excitación-caleidoscopio de sus fuegos pálidos?

¿Arderá en ella el altamar?
¿Los cromosomas de sus veleros tendrán alas?


Mario Santiago Papasquiaro.




febrero 18, 2013



No caben más lámparas.
Se desborda la luz en la azotea.
No sirvieron de nada el incienso y la hierba
que busqué en el filo de un precipicio
para recordar tu nombre.
Lo cierto es que ya no estoy
para pedirle favores al viento.
Siempre antes del tiempo, después.
Ya no me conciernen las máquinas.
Parece que quiero escapar al cuerpo.
Presiento otra vez que empiezo a escapar
del cuerpo
del sitio
del vientre
del árbol
del mano
del ojo
del metro
del urbe
de este encierro de nulas proporciones.
Lo que está roto, roto está.
Lo que asemeja la sequedad, es la luz
golpeando contra la puerta.