septiembre 08, 2011

Me quemo.
Me mueren las palabras
en el pecho. No logran articularse.
Me duele el mundo, una muela.
Duele el fuego que consume la realidad.

La verdad se incendia
Y yo sólo tengo ganas
de arrojarme al fuego.
A la chingada mis palabras y las tuyas
(no sirven de nada).
Quiero ser liquen, perro, larva.
Renacer en otro tipo de jaula;
Quisiera, por ejemplo, retornar a la suave calma del eucalipto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario